Salir De La Zona De Amigos…

 

¡Y MANTENERTE FUERA!

Tengo un GRAVE problema con el término “zona de amigos”. Es una denominación equivocada.

Si estás en la “zona de amigos” con una mujer, es probable que no seas su amigo de verdad. El término proviene de lo que las mujeres suelen decirle a un tipo que está interesado románticamente, pero el sentimiento no es recíproco. Así que ella dirá “seamos sólo amigos”, o “me gustas como amigo”.

En verdad, a ella no le importa si eres o no su amigo. Simplemente está siendo amable, en vez de decir “no me gustas y no me atraes”.

Un mejor término sería la “zona de nada”. No tienen nada: ni amistad, ni atracción. CERO.

Ahora bien, hay tipos que de verdad juegan el rol de amigo con las mujeres a las que aman en secreto. Pero están en la zona de nada, porque la amistad es falsa. El tipo no quiere ser su amigo de verdad. ¡Quiere acostarse con ella!

Como la amistad es falsa, en realidad es “nada”.

¿Cómo salir de la “zona de nada”? Existen dos errores comunes que veo en tipos que terminan siempre siendo “amigos” de las mujeres.

NO COMETAS ESTOS ERRORES

Primero, no se ganan el respeto de las mujeres. Las mujeres los ven como “buenos”, o en otras palabras, BLANDOS Y DÉBILES. Una mujer debe respetar al hombre para poder excitarse sexualmente con él.

Piensa en cómo otros hombres ganan o pierden tu respeto. Piensa en un tipo al que admires. Lo que debes hacer es crear esa misma impresión en las mujeres que conozcas.

Tener integridad, defenderse, no tolerar comportamientos condescendientes, tener en claro lo que se quiere; todo esto genera respeto en los demás. Es el cimiento CRUCIAL que casi todos los hombres olvidan cuando conocen mujeres.

En segundo lugar, los hombres que terminan en la “zona de nada” no interactúan con las mujeres a un nivel físico. Es muy importante que puedas tocar a las mujeres de forma cómoda.

Una manera fácil de hacerlo es adoptando una mentalidad protectora hacia la mujer que esté contigo, tocándola para cuidarla y guiar su cuerpo. Guiarla hacia las puertas tocando su zona lumbar, rodeándola con el brazo si hace frío o si hay mucha gente pasando. Estas cosas no sólo hacen sentir segura a la mujer, sino que intensifican la relación hacia un NIVEL FÍSICO.

Cuando ya no temas tocar a una mujer, ella te respetará porque verá que puedes tomar el control y que vas por lo que quieres. Como ves, el respeto y el nivel físico van de la mano.

Leave a Comment